En el estadio Slavia de Praga, pegado a un centro comercial y un hotel, se preparaba la fiesta de futbol, donde la selección española le quedan 5 partidos por jugar antes de ir al mundial de Qatar, a celebrarse el 23 de noviembre, ante Nueva Zelanda o Costa Rica.

Son cinco partidos en menos de cinco meses, pero existen incertidumbres en cuanto al debate público y privado que afecta al presidente Luis Rubiales, ya que existen informaciones que lo señalan.

El mundial es la principal razón por la que la resolución de esas dudas se va a aplazar, estas dudas afectan al presidente, entrenador y capitán. Luis Rubiales está en una situación bastante incómoda, por u delito en el cual está implicado, esto ha afectado la imagen del presidente.

Que aparece en la actualidad como epicentro de intrigas, grabaciones, maniobras extrañas, el desgaste en su imagen pública está ahí. Este tiene abierto dos frentes, el primero es la investigación por parte de la Fiscalía Anticorrupción, donde declaro su tío Juan Rubiales el cual ha pasado de defensión a enemigo declarado del presidente.

El segundo frente, tiene que ver con el Consejo Superior de Deportes, donde se estudian varias denuncias contra él, el gobierno es el único asidero de Rubiales, y el Ejecutivo tiene dudas de retirarle el apoyo o no.

Todo dependerá de las denuncias realizadas de Miguel Galán y de cinco clubes de Primera RFEF, pero la cercanía del mundial según fuentes del CSD, inclina la balanza hacia la idea de no tomar decisiones apresuradas.

Es posible que ocurra una inhabilitación por parte del TAD (Tribunal del Arbitraje del Deporte), esto representa un elemento desestabilizados para la institución y por extensión, para el equipo, a menos de que surjan informaciones o denuncias que muestren elementos que no se encuentran encima de la mesa.

Entrenador y capitán

Luis Enrique es otra de las interrogantes, donde no se sabe si continúa o no después del Mundial, el caso es que el debate se ha dejado a un lado porque él en las ruedas de prensa así lo ha solicitado y la situación de Rubiales influye también.

El entrenador al dar lista para la concentración, hizo una defensa breve del presidente, si Rubiales no sigue será el impulso a tomar una decisión para cambiar de ambiente, que parece más claro hace unos meses y no ahora.

Todo también depende del papel de España, aunque sus colaboradores no transmiten unión, algunos creen que el buen papel seria el epílogo para marcharse, aunque otros creen que sería un mal papel lo que haría que se fuera.

El Mundial, la importancia de los deportivo, influyen para rebajar el ruido de una posible marcha del seleccionador y su sustituto.

Son muchas las personas como los cerrajeros, que esperan que se celebre el Mundial de Qatar y que se terminen estos conflictos legales, para que se lleve a cabo este sin ningún tipo de contratiempo, ya que es uno de los más esperados.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.